adamar

Por Adamar González, MD
Creadora del Programa de Salud y Nutrición de Health Revolutions MD.

Durante el transcurso de la vida, las mujeres atravesamos varios ciclos metabólicos, fundamentales para el desarrollo de las funciones más im- portantes de nuestro cuerpo. La alimentación juega un papel crucial en cada etapa, evitando condiciones degenerativas y envejecimiento prematuro.

Desde muy pequeñas, sabemos que somos diferentes, y por consiguiente debemos alimen- tarnos distinto. Nuestra prioridad es desarrollar esos órganos vitales y reproductores esenciales para el predominio de la naturaleza humana.

Cuando niñas

Debemos ingerir alimentos ricos en proteí- nas de buena calidad, minerales como el calcio y vitaminas que contribuyan con el desarrollo del cerebro, huesos, sistema reproductor y sistema cardiovascular.

Las proteínas ayudan a la disposición de los aminoácidos esenciales para el cerebro, durante el aprendizaje y asociación de su nuevo entorno de vida, así mismo las grasas saludables, inclu- yendo el Omega 3 son indispensables en esa función mental inicial.

Es importante consumir una buena fuente de vitaminas y minerales en frutas, vegetales y productos lácteos de origen orgánico, libres de fungicidas y pesticidas, al igual que carnes sin antibióticos y hormonas añadidas, ya que pueden causar desbalances hormonales signi- ficativos.

La fuente de carbohidratos es esencial para suministrar la energía que se requiere, y debe ser consumida en alimentos altos en fibras que ayude al desarrollo de un buen sistema digesti- vo, evitando problemas como constipación tem- prana y gastritis.

Se debe evita cualquier producto procesado y altos en azucares, esta fuente de alimentación se traduce en el desarrollo de una obesidad infantil con consecuencias devastadoras para las próximas etapas, que incluyen problemas car- diovasculares, síndrome metabólico y diabetes juvenil.

En la Adolescencia

Esta es una de las etapas hormonales más importantes de nuestra vida y se puede ver afectada si la alimentación no fue la correcta durante la niñez. Las niñas con altos niveles hor- monales suelen tener problemas de menstrua- ción temprana, afectando su ciclo reprodutivo. La obesidad presenta también retardación del ciclo y quistes poliquísticos.

Se debe tener una alimentación que pro- mueva la formación de hormonas saludables, así que, debe basarse en proteínas animales, ve- getales y grasas saludables. Estos se encuentras en carnes magras, pescado y legumbres. Incluir alimentos altos en vitaminas como hierro, mi- nerales y nutrientes para el desarrollo y función de las principales características sexuales fe- meninas. Se recomienda seguir el consumo de frutas y vegetales durante las tres comidas e hi- dratarse constantemente. Una clave importante es la incorporación del ejercicio rutinario, para el óptimo desarrollo de los huesos y músculos, y así prevenir condiciones como osteoporosis temprana e inflamatorias como osteoartritis.

De los 20 a los 40

En esta etapa, nuestro cuerpo está en su me- jor estado para la reproducción. Sin embargo, el trabajo y la familia se convierten en una parte esencial, dejando de lado por completo nuestras prioridades. Cuidamos a todos y no encontra- mos el tiempo para velar por nuestra salud. El estrés y el ritmo de vida pueden causar altera- ciones en nuestra menstruación y hormonas, y comenzar a experimentar problemas en los ór- ganos reproductores como fibromas uterinos. Se pueden alterar nuestros estados emocionales con ansiedad y hasta depresión.

Es importante la incorporación de grasas saludables ricas en omega 3 para el desarrollo de buenos neurotransmisores en el cerebro y la producción de hormonas significativas para la reproducción. Los aminoácidos como el triptó- fano, serotonina y dopamina son transportado- res de señales en nuestro cerebro, que nos ayu- dan a mantener un balance químico de nuestros pensamientos y un sentido de propósito. Se recomienda el salmón salvaje, tuna, aguacate, almendras y carnes magras. También la incorpo- ración de carbohidratos y fibras de alta calidad como cereales integrales que incluyan quinoa y chía para los requerimientos calóricos durante el embarazo, así como las vitaminas, hierro y el ácido fólico para evitar defectos congénitos du- rante el embarazo.

Después de los 50

Comenzamos a ver muchas de las compli- caciones de unos estados de vida y alimenticios alterados durante el transcurro de nuestra vida. Sin embargo, aún se pueden incorporar cambios.

Esta etapa presenta una segunda parte hor- monal crucial en la vida de la mujer, la meno- pausia. Los requerimientos nutricionales suelen disminuir, pero se sigue recomendando grupos de alimentos de alta calidad como proteínas magras, carbohidratos complejos, frutas, ve- getales y muchas veces el uso de suplementos vitamínicos como Vitamina D y calcio para evi- tar la aparición de osteoporosis y problemas en los huesos. Así mismo, productos lácteos, fru- tas, vegetales y legumbres. Los alimentos que pueden incluir son leche, queso fresco bajo en grasa, arroz integral, huevos, carnes magras y pescado.

En nuestro programa de salud y transforma- ción de Health Revolutions MD podrá conocer el grupo de alimentos que le ayudan a mejorar su salud de acuerdo a tu estilo de vida.

Si desea más información llame al 321.310.6648 o envíe un email a Healthrevolutionsmd@gmail.com. o visite www. Healthrevolutionsmd.com ó www.my.doterra.com/adamarmd
300 Wilshire Blvd. Suite 238 Casselberry, FL 32707