Screen Shot 2018-06-12 at 4.40.44 PM

Por William Mayoral, MD / Center of Digestive Health

La Colitis isquémica ( CI ) ocurre cuando una parte del colon se lesiona o inflama debido a una insuficiencia del flujo de sangre, que evita el suministro de oxígeno y nutrientes necesarios. La isquemia del colón es más frecuente en las mujeres. Alrededor del 20% de los pacientes con esta condición pueden desarrollar gangrena, razón por la cual es importante hacer un diagnostico y tratamiento temprano. Dada la particular anatomía de las arterias del colon, existen otras causas de mayor riesgo para que ocurran eventos isquémicos. El 95% de los casos son por isquemia no-oclusiva, y son transitorios. Los que suceden debido a trombosis o embolismo, también comprometen el intestino delgado. En algunos pacientes existe un fenómeno de hipercoagulabilidad (anticuerpos antifosfolipido, Factor V-Leyden), en asociación con algunos factores de riesgo (cirugía aorto-iliaca, intervención endovascular, enfermedad coronaria, hemodiálisis, medicamentos como anticonceptivos orales, algunos diuréticos, alosetron, antiinflamatorios, ejercicio extremo (maratones o triathlon) y el uso de cocaína entre otros.

Los pacientes pueden presentar dolor abdominal severo de inicio súbito, y diarrea con sangre. Solo el 10-20% de los casos se presenta con shock severo, requiriendo cirugía inmediata. La mayoría de los diagnósticos se hacen bajo sospecha clínica e imágenes diagnosticas como una escanografía. En general, el pronóstico de los pacientes depende de la extensión del área del colon con isquemia, la distribución de la misma y si el paciente tiene o no otros problemas médicos. Su tratamiento está dirigido al manejo de la causa precipitante, como anti plaquetarios si hay enfermedad coronaria, anticoagulantes para eventos arteriales trombóticos o enfermedad oclusiva venosa, manejo adecuado del dolor y evitar factores de riesgo.

Los pacientes que se presentan con un dolor abdominal agudo, sangrado severo, perforación del intestino, gangrena y sepsis recurrente sin respuesta al manejo conservador, requieren de cirugía así como aquellos que lo determinen los estudios angiográficos.