shutterstock_329039384

En los pasados 10 años han surgido muchísimos medicamentos para tratar los diversos tipos de

cáncer de seno. Cada vez hay más opciones de tratamientos, desde los que van dirigidos a la

prevención, para aquellas pacientes con lesiones pre malignas en el seno, hasta tratamientos que

están mostrando ser muy efectivos para tratar varios tipos de cáncer de seno en etapas más

avanzadas.

 

Precisamente, es esa diversidad en las categorías de cáncer de seno, lo que complica aún más los

tratamientos. Para tratar el cáncer de seno en estadio temprano, no se ha visto grandes cambios

en los tratamientos, en este último año. Sin embargo, ahora contamos con nuevos tratamientos

dirigidos a pacientes que presenten un tumor significativamente grande o que tenga muchos

nódulos linfáticos. “Pertuzumab” actúa interrumpiendo el crecimiento de las células cancerosas

y contribuye a disminuir el tamaño del tumor y en algunos casos, lo destruye completamente.

Este medicamento de quimioterapia se está utilizando para tratar los casos de cáncer de mama

con amplificación del gen HER2/neu y cuando el tumor ha hecho metástasis. Las respuestas han

sido dramáticas y muy positivas. En algunos pacientes con cáncer de seno, las células cancerosas

tienen demasiada cantidad de una proteína que promueve el crecimiento, conocida como

HER2/neu. Los casos de cáncer de seno con demasiada cantidad de esta proteína tienden a crecer

y a propagarse más agresivamente si no reciben tratamiento especial.

 

Otro medicamento que también ha sido aprobado por la FDA en los últimos meses es “Ado-

trastuzumab Emtansine”, un fármaco de anticuerpos conjugado, para tratar el cáncer de mama

metastásico HER2 positivo.

 

Para pacientes con cáncer de seno metastásico que tienen receptores de estrógeno en su tumor,

existen dos medicamentos que han mostrado mucho éxito. El primero es “Everolimus”, para

tratar el cáncer de seno avanzado con receptor hormonal positivo y negativo para HER2. El

“Everolimus” también se está estudiando para usarse contra el cáncer de seno en etapa más

temprana, con otros medicamentos de terapia hormonal, y en combinación con otros

tratamientos. El otro medicamento es “Palbociclib” que se puede usar en combinación con

otros tratamientos hormonales. Este fármaco pertenece a una clase de medicamentos conocidos

como inhibidores de la quinasa. Ha demostrado su efectividad al lograr bloquear la acción de la

proteína anormal que envía señales a las células del cáncer para que se multipliquen. Ambos

tratamientos pueden tener efectos secundarios significativos.

 

Los estudios siguen enfocándose en el análisis profundo de cómo el cuerpo se defiende en contra

del cáncer y cómo podemos utilizar el sistema inmunológico de una manera más efectiva. Ya se

han aprobado varios tratamientos para tratar algunos tipos de cánceres avanzados (cáncer de

Pulmón y Melanoma) que utilizan esta tecnología. Otros cánceres como el cáncer triple negativo

de seno (el que no expresa receptores de estrógeno, progesterona, o amplificación del receptor

HER2/neu) pudieran tratarse exitosamente con la inmunoterapia (tratamientos que restauran o

intensifican la capacidad del sistema inmunitario para combatir el cáncer). Ya están en progreso

los estudios, y es muy posible que en un futuro cercano contemos con el tratamiento adecuado

para tratar éste y otros tipos de cáncer de seno.

 

Por Carlos Alemañy, MD